Galletas “Rositas”

Esta receta es una de mis preferidas. La primera vez que la hice tuvo mucho éxito y desde entonces la preparo de vez en cuando, sobre todo cuando tengo tiempo, ya que es un poco elaborada, pero resulta espectacular y muy muy rica!! Estas galletitas en forma de rosas salen tiernas y crujientes al mismo tiempo aunque eso depende también del grosor que les queramos dar. Si las queremos más crujientes hay que cortarlas más finas, en caso contrario saldrán más blanditas. De todas formas, por dentro son super tiernas y se deshacen en la boca. La receta es rusa y forma parte de uno de mis libros de recetas-recortes. En Rusia se utiliza mucho el requesón en repostería, y ésta receta no es una excepción. La receta original no lleva azúcar en la masa, pero considerando que en España los dulces tienen que ser dulces al 100% :), he añadido 100 g de azúcar.  Os presento las “Rositas” y espero que os gusten.

Ingredientes:

  • 200 g de requesón
  • 175 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar para la masa + 150 de azúcar para el relleno
  • 2 huevos
  • 400 g de harina (aproximadamente)
  • 1 sobre de azúcar vainillado
  • 1 sobre de levadura química o bicarbonato
  • 75 g de frutos secos triturados (avellanas, nueces, almendras, etc.)

Ablandamos la mantequilla y la mezclamos con unos 300 g de harina. Lo trabajamos un poco con las manos.

Añadimos el requesón, el azúcar (100g), las yemas de los 2 huevos, el azúcar vainillado y la levadura. Lo mezclamos todo bien y vamos añadiendo la harina restante hasta que la masa sea elástica y no se pegue a las manos. Es posible que sean algo más de 400g de harina en total, lo importante es que se consiga la consistencia necesaria.

Envolvemos la masa en papel film transparente y la guardamos en la nevera mínimo 30 minutos. Mientras encendemos el horno y lo calentamos hasta 160-170ºC.

Montamos las claras de los 2 huevos a punto de nieve con el azúcar (150g). Troceamos los frutos secos. No deben convertirse en polvo sino quedar trocitos finos. Hay una manera muy fácil de conseguirlo, y es poniéndolos en una bolsa de plástico cerrada hermeticamente y dándoles golpes con un rodillo de estirar masa hasta dejarlos bien machacados.

Podéis añadir un poco de virutas de chocolate si os gusta. Las galletas saldrán aún más ricas.

Mezclamos cuidadosamente los frutos secos machacados con las claras montadas.

Ahora viene el momento de la elaboración de las galletas. Sacamos la masa de la nevera. La partimos en tres partes iguales. Cogemos una parte (las otras dos volvemos a  guardar en la nevera) y la estiramos con el rodillo hasta conseguir un grosor de 2-3 mm. No os olvidéis de espolvorear la superfície de trabajo con un poco de harina constantemente, así como la masa en si, ya que en caso contrario se estará pegando constantemente.

Una vez estirada la masa, esparcimos por encima el relleno de las claras y frutos secos en una fina capa. Enrollamos por un lado la masa con mucho cuidado hasta el final. Ahora cortamos trozos de un grosor de 2 cm aproximadamente (en caso de que queramos que las galletas salgan mmás blanditas, aumentamos el grosor) y las colocamos con el corte para arriba encima de la bandeja del horno (con papel de hornear engrasado debidamente). Les damos forma de rosas con las manos apretándolas encima ligeramente para que sean más redondas. Podemos pellizcar un poco en la base de la galleta para que arriba se abra un poco más y así se parezca más a una rosa.

A continuación metemos la bandeja en el horno durante unos 20-25 minutos hasta que las galletas se doren. Crecerán un poco, así que no las pongais muy cerca una de otra.

Las retiramos de la bandeja y las enfriamos bien. Hacemos lo mismo con el resto de la masa. Lo bueno de esta receta es que podéis usar los rellenos que querais, aunque este en concreto es el que les da más pinta de rosas a estas galletas. Salen riquísimas con chocolate, mermelada de manzada o frambuesa, el mismo requesón mezclado con azúcar, huevo y pasas. Si queréis hacerlas saladas, también podéis. En este caso no pongais azúcar en la masa y usad rellenos salados como quesos, espinacas, atún con huevo, etc. En fin, hay muchas variedades si dejais volar vuestra imaginación 🙂 Pero a mi me gusta disfrutarlas así, con el relleno de claras y frutos secos. Buenísimas!!!!! De aqui un rato mi marido y yo vamos a tomar un té con ellas 🙂

Anuncios

Acerca de Uliana

Soy una amante de la cocina y de la comida
Esta entrada fue publicada en Cocinas del mundo, Galletas, Para el té, Repostería, Rusa y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s