Sopa “Borsh”

Seguro que a muchos les suena este nombre. Es una sopa típica rusa conocida en todo el mundo. Es bastante completa y se prepara con las verduras de invierno, ya que en la época soviética en invierno en Rusia solo había verduras de invierno, no como ahora que hay de todo. Hay muchas recetas de esta sopa, hay Borsh ucraniano con “pompúshki” (unas bolitas de masa de harina y huevo), hay Borsh ruso, pero además cada ama de casa lo prepara a su manera. En mi casa se preparaba tal y como os lo voy a relatar a continuación, y normalmente mi madre hacía una cacerola entera como para alimentar un ejercito, pero como es un plato tan nutritivo y completo, y además no cansa mucho, se puede comer toda la semana sin problema 🙂 Y en invierno sienta de maravilla! Sobre todo si se acompaña con un poco de “Smetana” (crema agria), pan negro y un chupito de vodka. Entras en calor en 5 minutos y lo conservas durante bastante rato 🙂

En fin, os invito a probarlo. Y si no os gusta, al menos sabréis qué es esta sopa – la sopa “Borsh” 🙂

Ingredientes (para 6-8 personas):

  • Col rizada o blanca 1/3
  • 3 zanahorias medianas
  • 2 remolachas crudas o 3 cocidas
  • 2 cebollas medianas
  • carne de ternera con grasa y hueso (el ossobuco es ideal)
  • 2 patatas grandes
  • hojas de laurel, sal y pimienta
  • aceite de oliva o girasol
  • 2 tomates maduros
  • 50 ml de tomate frito
  • 2 dientes de ajo
  • perejil y cilantro frescos

Para preparar un Borsh de verdad, primero hay que hacer un buen caldo. Os aconsejo comprar un buen ossobuco y cocerlo a fuego lento durante unas 2 horas junto con las hojitas de laurel. También podéis usar trozos del rabo de toro o buey. Le darán consistencia al caldo y saldrá muy sabroso. Cuando la carne casi está hecha, poned en el mismo caldo las patatas enteras peladas. Cuando estén cocidas, las sacaremos junto con la carne en un plato. A continuación colaremos el caldo un par de veces para que quede transparente.

El segundo paso es preparar el sofrito. Para ello cortamos las cebollas en trocitos bastante pequeños, rallamos las zanahorias y las remolachas, y lo sofreimos todo en aceite de oliva o girasol, hasta que esté cocido. Podéis añadir también un pimiento verde o rojo, si os gusta. Si la remolacha es cocida, ponedla al final, ya que no necesita tanta cocción como la cruda. Mientras tanto mantenemos el caldo caliente, liberamos la carne del hueso y la cortamos en trozos pequeños, aunque no demasiado. También cortamos las patatas en trocitos pequeños (para que sea cómodo de comer) y los machacamos un poco con un tenedor. Así es como se hacía en mi casa, pero se puede dejar los trocitos de patata sin machacar, enteros.

Cuando al sofrito le falta poco para estar hecho, le añadimos tomates pelados y cortados en gajos finos o en trozos. Dejamos que se sofrien con el resto de las verduras hasta casi deshacerse. Luego le añadimos al sofrito el tomate frito, los salpimentamos, lo removemos bien y lo añadimos al caldo caliente.

A continuación añadimos la carne en trocitos también. Dejamos que empiece a hervir y mientras cortamos la col (lavada previamente) en juliana.

Una vez cortada, la ponemos dentro de la sopa, lo tapamos y dejamos que vaya hirviendo a fuego lento hasta que la col esté blanda.

Entonces ponemos la patata, probamos y corregimos de sal y pimienta. Al final de la cocción exprimimos el ajo dentro de la sopa directamente y añadimos las hierbas frescas cortadas finamente. Apagamos el fuego y dejamos reposar un día. Se puede comer enseguida, pero os aseguro de que al día siguiente esta sopa sabe mucho mejor.

Esta sopa se sirve con “Smetana” que es la crema agria (parecida al yogur griego) muy popular en Rusia. Se pone directamente dentro de la sopa y se mezcla con ella.

Siempre que me acuerdo de los duros inviernos rusos, me viene a la cabeza la imagen de un plato de sopa Borsh:)), así que salgo a por un buen hueso de carne y verduras, me pongo el delantal y hago magia-potagia en mi cocina:) Y el resultado es esta sabrosa sopa que me lleva a mi infancia, mis años soviéticos y me trae muchísimos recuerdos.

Priyátnogo appetita!

Anuncios

Acerca de Uliana

Soy una amante de la cocina y de la comida
Esta entrada fue publicada en Cocinas del mundo, Platos de verdura, Rusa, Sopas calientes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s