Apfelstrudel

Este maravilloso pastel es uno de mis preferidos. Sus aromas otoñales crean una atmósfera acogedora y apetece más té caliente y otro trocito strudel:))))) Sus orígenes se remontan al imperio Otomano y por muy extraño que parezca, su antecesor es el conocido Pajlavá, o al menos es lo que dice la Wikipedia. En el siglo XV y trás la conquista de Bizancio, el imperio Otomano se dirigió a Viena. Los austriacos adaptaron este pastel a su cocina y sus productos, y lo hicieron más refinado.

El Apfelstrudel se sirve tibio, espolvoreado con azúcar glass, pero también se acompaña con una salsa de crema con vainilla o con una bola de helado de vainilla.

Uno de los secretos de este pastel es que la masa se debe estirar hasta que prácticamente sea transparente:) Solo entonces el strudel será crujiente como debe ser.

En fin, aqui os lo presento. Espero que probéis esta receta, ya que sale realmente riquísimo y estoy segura de que os gustará.

Ingredientes:

  • 150 g de harina
  • 1 pizca de sal
  • 1 cuchara + 1 cucharilla de aceite de oliva
  • 70 ml de agua tibia
  • 2 manzanas grandes (que sean más bien ácidas y aromáticas)
  • 100 g de pasas
  • 50 g de piñones
  • 50 g de acúcar moreno
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1 cucharada de ron
  • 40 g de pan rallado
  • una nuez de mantequilla
  • azúcar glass para espolvorear

Para empezar hemos de preparar la masa. Para ello hacemos un pequeño “volcan” con la harina dentro de un bol grande o encima de la mesa de trabajo. En el centro del “crater” ponemos 1 cuchara de aceite de oliva + el agua. También echamos la sal y lo trabajamos todo con las manos hasta formar una bola de masa elástica. Hay que amasarla bastante rato. Cuanto más se amase, más elástica se hará y más fácil será trabajarla después.

La dejamos reposar media horita. Mientras preparamos el relleno. Pelamos las manzanas, las cortamos en 4 partes, les quitamos los corazones y las cortamos en rodajitas muy finas (cuanto más finas mejor). Las mezclamos con las pasas remojadas en ron, el azúcar moreno, los piñones (yo he añadido también un poco de nueces picadas) y la canela.

A continuación doramos el pan rallado con la mantequilla en una sarten un par de minutos. Yo os recomiendo triturar dos tostadas de pan de supermercado ya preparadas, en lugar de utilizar el pan rallado. De esa manera las migas serán más crujientes y el resultado será mejor.

Después volvemos con la masa. Hemos de estirarla al máximo. Se trabaja muy bien, no se pega mucho a la superfície de trabajo, y no se rompe gracias al aceite que lleva. Formamos un rectángulo. A continuación esparcimos las migas por encima.Después repartimos el relleno de manzanas por encima de manera uniforme dejando libres los bordes laterales (unos 3 cms) y los cerramos hacía dentro.

Después con mucho cuidado enrollamos el strudel y lo colocamos en una fuente engrasada. (Yo he utilizado el papel vegetal).

Untamos el strudel con un poco de mantequilla dirretida por encima y lo horneamos unos 45-50 minutos a 180ºC. Se dorará ligeramente por encima. Lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar un poco, hasta que esté tíbio.

Cortamos trocitos con un cuchillo de sierra y los servimos espolvoreados con azúcar glass.

Mmmmmmm, ya me voy corriendo a la cocina a por un trocito:)))

Guten appetit!

Anuncios

Acerca de Uliana

Soy una amante de la cocina y de la comida
Esta entrada fue publicada en Austriaca, Cocinas del mundo, Postres y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s